La verdadera historia de La Maldita

By | La Maldita

Hasta hace no mucho, la garnacha era querida e idolatrada por todo el mundo vinícola. No sólo porque resistía enfermedades ante las que otros sucumbían sino porque era la base del vino más popular y apreciado. De hecho, hace medio siglo, la garnacha era la variedad más cultivada en Rioja.

Sin embargo, sus rendimientos oscilantes (Malditos) y la estandarización del Tempranillo la llevó a sucumbir frente a otras variedades por su poco atractivo para el viticultor y por la escasa valoración como variedad de calidad. Por ello, muchos prefirieron arrancarla y sustituirla por otras variedades.

Así, en las últimas tres décadas, los viñedos malditos de garnacha se han reducido dos terceras partes. Pasando de 14.000 hectáreas a las casi 5.000 de hoy en día.  Buena parte de este viñedo se concentra en las zonas central y baja, quedando pequeñas zonas de cultivo en Rioja Alta. Campos que son mantenidos, fundamentalmente, por la cultura de elaborar claretes a partir de uvas de esta variedad.

La historia de La Maldita pasa por recuperar la garnacha

Los vinos de La Maldita pretenden recuperar este patrimonio de Rioja, demostrando que es tierra de excelente
garnacha. En los vinos de La Maldita se incorporan viñedos de las zonas donde mejor se adapta esta variedad, dependiendo del vino a elaborar.

Trabajamos con uvas de garnacha tinta y blanca procedentes de los municipios de Tudelilla (Rioja Baja), Villamediana, Alberite (Rioja Central), Badarán, San Asensio y San Vicente (Rioja Alta).

De su gloria surgió la tragedia. Hoy, después de muchos años apartada y escondida, regresa plena de sentido quizá para rendirle cuentas al pasado. Sigue siendo generosa… pero no olvida.

Y así es como han llegado los reconocimientos:

  • 89 puntos Parker 2016, mejor vino joven de rioja relación calidad precio.
  • 91 puntos Peñín, mejor vino de rioja joven relación calidad precio.

¿Quieres saber más de la verdadera historia de La Maldita?

Last modified: 2 mayo, 2018

No hay comentarios. Sé el primero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× Cerrar